SIGNIFICADO DE APELLIDOS MAYAS


 

 

      Continuando con el significado de los apellidos mayas, hoy descifraremos algunos de ellos. Su significado y origen tienen una evolución cíclica, por eso los hombres en el área de Mesoamérica se convertían en dioses al completarse su conocimiento de la vida, después de este aprendizaje ya no había más por conocer, la vida estaba descifrada y la persona conocía el significado de los acontecimientos y de su diario vivir. Era la visión cósmica del mundo y del universo prehispánico.

Los apellidos eran de dos clases, los que correspondían al mundo físico y los del mundo espiritual, todos se combinaban entre ellos mismos y su significado contribuía a mantener la armonía de la esencia del hombre. Se combinaban la luz y la oscuridad, y siempre se mantenía esta dualidad, ninguno era más, se mantenía un equilibrio en el concepto del universo que era el significado general de todos los apellidos mayas combinados entre sí.

Hay dos apellidos muy peculiares que designan a la muerte y también hay dos de ellos que se refieren a la vida. Estos son Puc que significa podrido y Puch que significa aplastado. Los otros dos conceptos son Moo que se refiere a la guacamaya y Ku que es la manera de referirse a los dioses en general.

Puc: Podrido, hace alusión a la descomposición orgánica del cuerpo, es el final de la vida física, todos pasan por este proceso, es un concepto muy universal. Puc es el que deja su cuerpo orgánico para trascender a la luz del pensamiento, a la conciencia de los dioses.

Y Puch, aplastado, tiene un sentido más espiritual, hace referencia a las vicisitudes del alma. Cuando termina una relación romántica el alma queda apachurrado, aplastado; si se pierde un puesto profesional o político muy anhelado queda el espíritu aplastado. Todos quedamos Puch en algún momento de nuestra vida. Es para que no se nos olvide que el dolor está presente y tenemos que enfrentarlo y vencerlo.

El apellido Moo significa guacamaya. El ideal del mundo del espíritu estaba simbolizado por el quetzal, por su belleza y sus fulgores semejantes al sol. En los lugares donde era más común la existencia de la guacamaya se sustituía el quetzal por esta ave, ambos simbolizaban al sol, el dios solar, la máxima expresión de la religión prehispánica.

Ku es la referencia a cualquier dios en general. Todos los hombres se convertían en dioses al conocer el bien y el mal, la luz y la oscuridad, la alegría y el dolor. La plenitud del conocimiento es la que hace referencia al apellido Ku.

Así, al combinarse los apellidos quedaban de esta manera: Ku-Puc es el dios podrido, para que el dios no se sienta muy puro y superior se le hace saber que también tiene que descender al mundo del inframundo a combatir para alejarse de la peste y conocer que ahí no está el final, todos los dioses tienen que renacer al mundo sagrado.

Moo-Puch es la guacamaya aplastada, el que tiene su alma adolorida con ese dolor que parece no terminar, pero al final siempre pasa, se aleja, se desvanece. Es para recordarnos que el amor no es un juego y que el poder y el dinero también lastiman dejándonos puch, aplastados.

Otro apellido es Ac que se traduce como la tortuga, nos recuerda que podemos estar sumergidos en la tragedia más dolorosa, en la banalidad o en ese sentimiento de aristocracia que pretende que todo se disponga a nuestros pies y, sin embargo, como la tortuga necesitamos salir a respirar, necesitamos de las artes, de la buena música, de la religión y de la educación para podernos superar. Como la tortuga necesitamos salir del agua para respirar las cosas buenas de la vida.

Otro apellido es Ceh, el venado. Es la persona ágil de mente, sobre todo las mujeres, ágil como el venado, muy apreciado por su carne selecta. Ceh, venado, es el de la personalidad apreciada.

Moo-Ceh significa guacamaya-venado, se le define como el de la personalidad muy apreciada como el dios solar. Ac-Ceh es tortuga-venado, significa el que se sumerge en la vorágine de la vida, pero sale de ella y llega a ser muy apreciado.

Otro apellido es Chuc que se refiere al carbón. Chuc es el que ha sentido el fuego de la vida, de tal manera que llega a comprender que el dolor ha quemado su espíritu quedando duro como el pedernal. Chuc es el de espíritu carbonizado como la obsidiana, es el que ha sido alumbrado en su conciencia.

Los apellidos Ku-Chuc significan dios-carbón: es el hombre de conciencia alta como los dioses, que tiene su espíritu fuerte como el pedernal.

Bien, en otra ocasión continuaré con este ensayo que demuestra el vigor de los apellidos mayas. Están inmersos en una conciencia universal, solamente un pueblo muy sabio supo estructurar el significado cósmico de estos conceptos de elevada esencia.

 

Volver