EL OBJETIVO DE LA VIDA

 

 

 

El miedo es una vorágine de terror que se adentra en el alma estremeciendo con escalofríos los nervios que se ramifican por todo el cuerpo y dejan una sensación de acercarse a la muerte, lo que es repulsivo para todo ser humano.

La oscuridad y las escenas de muerte son la fuente principal del miedo, por eso la luz se asocia con la vida y la muerte con la oscuridad. Nadie quiere perder la vida, por eso se teme a la oscuridad donde está lo dañino, la traición, el dolor y la locura.

De la noche oscura surge el drama, el terrorismo, las obsesiones, las perversidades. Lo que se hace a escondidas causa temor, sentimiento de culpa, se sabe que es un delito, y el miedo engendra la cobardía que se pretende sustituir con el poder que confiere un arma punzocortante o de proyectiles.

En el mundo de lo ilícito no hay tranquilidad, no hay calma, es un laberinto de temor a ser descubierto, se tiene miedo a la luz de la revelación pública. Lo oculto está en los escondrijos, en las alcantarillas, en los barrios miserables o en las mansiones millonarias.

El miedo también se asocia al dinero, porque lo ilícito se obtiene con dinero fácil. Desde el poder económico se duplica el dinero obtenido con sangre. La crueldad y el dinero se asocian con la venganza y el homicidio. Entre la oscuridad vive todo esto agazapado como un sapo en un ambiente gelatinoso esperando saltar a traición sobre su presa.

La oscuridad aterroriza y atrae, tiene un magnetismo antinatural. Las películas de terror son muy vistas, los cementerios y las catástrofes ejercen atracción. El miedo paraliza al ser humano.

Desde el origen del hombre el ser humano lucha por vencer las manifestaciones nocivas: el delirio, las perversidades enfermizas, las desviaciones torcidas, la enfermedad, el dolor, la angustia.

Cuando el hombre comprenda que un día la muerte dejará de hacer daño y la alegría anide en su alma para siempre, saldrá el sol para todas las naciones y la felicidad será el motivo fundamental de su vida, porque si no es así, ¿qué otro sentido puede tener como objetivo final la vida?

 

Fuente: Caricatura tomada del suplemento Prisma de "Tribuna" de Campeche del miércoles 13 de julio de 2011.

 

Volver