EL HIPIL


 

 

   

 

 

         El hipil es el vestido tradicional de Hecelchakán que, por su origen ancestral, se ha conservado y las mujeres se visten con él porque es parte de la identidad de la zona maya de la península en la que quedan comprendidos los municipios del Camino Real y los Chenes.

 

            Es un símbolo que por su belleza, sencillez y colorido permanece como costumbre; es el hipil y el terno que de generación en generación tenemos como legado cultural en la intimidad del alma de nuestro pueblo.

 

            Desde 1688 el cronista Fray Diego López Cogolludo, en su libro “Historia de Yucatán”, lo consignó literalmente así:

 

            “Visten ropas de algodón blanquísimo…las mujeres usan hipiles, que es una vestidura que coge desde la garganta hasta la media pierna, con una abertura en lo superior por donde entra la cabeza, y otras dos por lo superior de los lados por donde salen los brazos, que quedan cubiertos más de hasta la mitad, porque no se ciñe al cuerpo esta ropa. Desde la cintura hasta el pie tienen otra ropa que llaman pic, y es como naguas o fustanes que caen debajo de la vestidura superior, las más de éstas son labradas y tejidas con hilo azul y colorado que las hacen vistosas”.

 

            El motivo más importante de su bordado son las flores que juntamente con el algodón blanco constituyen el esplendor del hipil que es nuestro traje típico y el vestido que nuestras mujeres visten con orgullo.

 

Nota del autor: A esta prenda de vestir en Hecelchakán le decimos hipil, en otras regiones se le denomina huipil, ocurre lo mismo con la prenda interior del vestido que aquí le decimos justán y en otros lugares fustán. Es lo que se denomina regionalismos y forma parte de nuestro lenguaje cotidiano.

 

 

Volver

 

Página principal