TRAICIÓN

 

 

 

Aquel día soñé las primaveras contigo, sentí la paz del hogar, amé tu vida sin fin. Hoy todo ha cambiado. La traición lo cambia todo, la traición es una daga que no se espera, un dolor que fulgura para siempre.

Qué más puedo esperar de ti, de la vida: nada, absolutamente nada. Eres un espacio vacío, eres una flor deshojada, eres el infierno de este mundo: un adiós por la eternidad. El fin de un sueño que se destruye como un relámpago fugaz.

No hay palabras para cantarle a la desdicha sino oscuridades y estrellas sin fulgor. Flores de todos los colores desangradas, arco iris sedientos, corazones muertos: una tumba y un adiós mortuorio.

Demasiado trágico, pero así es un final. Aletean los murciélagos del dolor en mi alma, dinosaurios de rabia se apoderan de mí, dragones que no descansan es mi furia y mi dolor por esta traición que es una más de las que miles a diario sepultan un corazón.

Naufragan todos los empeños, lloran las desilusiones, una lágrima se repetirá nuevamente. Todo es gris y negro, se han acabado los colores, no se puede cantar sino maldecir, no hay regocijo todo es un mundo sepultado.

Llueve, llueven mis entrañas en todos los corazones desilusionados. Hoy es día del amor, pero no hay amor tan sólo soledad. Cómo cantarle al amor cuando ya es un perro muerto. Así lo recuerdo en tus palabras “quieres resucitar al perro cuando ya está muerto”, pero no quiero resucitar nada, que nada resucite, que las llagas sean la zozobra por siempre.

Desde hoy, todos los días del amor le cantaré a tu traición inmisericorde, la traición que cabe en todos los corazones malignos.

Cantémosle a la traición. Sea la dicha un epitafio sin flores. En el día del amor sea la traición la majestad de los sentimientos, alabemos tus espinas sangrientas, loadas sean.

Que no exista más el canto sino la locura de los sentimientos profanados. Hoy es el día del amor, pero no hay dicha sólo una traición más en el mundo, una lágrima desgajada que no importa, un sepulcro más.

En el día del amor cantémosle a la traición como el fuego que alumbra la mitad del mundo. En el día del amor nos ha tocado la parte oscura de la vida y no importa, continuemos así, sean nuestros todos los epitafios de la tierra en este día.

 

Volver