EL ECOTURISMO


                                                                                                                                                                                                                                        El ecoturismo comprende paisajes, naturaleza, zonas arqueológicas, museos, edificios, historia y cultura. El ecoturismo con identidad es el área del turismo que es viable para el Municipio de Hecelchakán por sus características naturales. Así, los visitantes pueden observar naturaleza, historia, identidad costumbres, edificaciones y cultura que dan origen al Municipio de Hecelchakán.

En esta ciudad el visitante puede contemplar la Plaza Noh Beh, que es muy hermosa, y realizar un recorrido por toda ella. Entrar a la iglesia San Francisco de Asís donde se encuentra el santo patrono, el Cristo de la Salud, continuar por la Casa de la Cultura que es el ex convento anexo a la iglesia que tiene su patio central y sus pasillos con arquerías propios de la colonia.

El jardín de niños “Juan Francisco Molina Solís es un edificio de arquitectura neoclásica que perteneció al historiador yucateco del mismo nombre, cuya obra es hoy indispensable para conocer la historia de la Península de Yucatán y del área maya.

El museo de la ciudad contiene figurillas procedentes de la isla de Jaina y hay un gran número de estelas, recorrerlo es llenarse de la sensibilidad y el refinamiento sagrado de la cultura maya.

En cuanto a las haciendas son construcciones de mucha belleza por sus características neoclásicas que comprenden sus arquerías y sus muros de mucha envergadura. Entre algunas de ellas se pueden visitar Blanca Flor, San Rafael, Dzotzil y Chunkanán. La historia de los orígenes de las haciendas y la producción de henequén para su comercialización mundial es muy interesante.

Las zonas arqueológicas más importantes son Xcalumkín y Jaina, en ellas está la verdad de nuestros orígenes, la piedra labrada, los simbolismos de cada detalle y una cultura que se origina en la contemplación de la naturaleza.

En las comunidades de Hecelchakán están presentes las casas de guano y tierra roja que son los hogares milenarios heredados de la cultura maya, pasear por sus calles es ver albarradas, escuchar aves, sentir el viento y respirar una atmósfera de libertad. Conversar con sus habitantes e intercambiar algunos conceptos en la lengua materna es un motivo cultural que enriquece el intelecto. Sus mujeres visten el hipil tradicional y los niños sonríen con su tez morena.

En los caminos de estas comunidades hay árboles de pich, jabín, pixoy, ceibas, flores silvestres, la serranía y el azul del cielo. Retornando a Hecelchakán la Casa de la Cultura ofrece su ballet folclórico, música de tríos y dibujos de mucho colorido. La secundaria “Cabalán Macari” ofrece una colección de libros editados por escritores de Hecelchakán. Las fiestas tradicionales también son importantes por su carácter popular: la Feria de abril, el Novenario, los Días de Muertos, La Navidad y el Carnaval.

Hecelchakán ofrece su mano amiga y le dice: "Bienvenido a la “Sabana del Descanso”, la tierra de historia, identidad y cultura donde se puede pasar un momento de regocijo. Pase usted.

 

Volver