SIGAN HACIENDO ESTO EN MEMORIA DE MÍ


 

   

 

  

 

  Pasé la Semana Santa en el ejido Independencia del Municipio El Carmen donde pude recopilar la información suficiente de la manera como se realizan estos días religiosos en esa comunidad.

             El Jueves Santo se realizó la ceremonia del lavatorio de los pies y la consagración del pan y el vino que se sintetiza en las siguientes palabras: “Sigan haciendo esto en memoria de mí”.

             Jesucristo le dijo a sus apóstoles que estaban limpios y lo único que necesitaban eran limpiarse los pies, lo que significa que es necesario limpiarse hasta lo más profundo del alma para llenarse de la luz de Cristo.

             Es una forma de entender la humildad, pero no por eso dejar de hacer las cosas. Humildad no es decir yo no hago nada y esperar a que llegue lo que se necesita. No, humildad es tener el alma del cordero, pero tener un proyecto de vida, proponerse metas y luchar hasta alcanzarlas. Humildad es esforzarse por salir de la oscuridad y llenarse de la luz del Señor.

             Es así como se realizó el lavatorio de los pies en los que participaron cristianos de la comunidad y hasta niños.

             Posteriormente se realizó la consagración del pan y el vino, es decir el cuerpo y la sangre de Jesucristo. En esta comunidad no se realiza con muchos lujos sino con modestia, por eso es que los elementos de esta celebración fueron una Coca cola grande y un paquete de galletas María.

             “Sigan haciendo esto en memoria de mí”, es la expresión del Señor. Sigan convirtiéndose en el cuerpo y la sangre de Cristo. La vida está llena de sufrimiento, desolación y amarguras, pero el Señor pide que carguen con el dolor de la oscuridad y resuciten a la vida de la luz espiritual.

 

Volver