MANOS BLANCAS


 

 

 

 

 

 

 

Deja tu mano en mi mano

y no te separes de mí;

para que no sea en vano

Luchar con tanto frenesí.

 

Deja tu mano en mi mano,

déjame sentir tu calor;

quiero tener más cercano

cada palpitar de tu amor.

 

Manos blancas muy hermosas

son dos rosas, rosas blancas;

manos suaves que se mueven

con la gracia de las aves.

 

Esas manos las bendigo,

esas manos yo las beso;

porque siempre están conmigo

y las tomo y las apreso.

 

 

 

 

 

HEMBRA SENSUAL


 

 

 

 

 

 

 

Hembra sensual

estás frente a mí

tomando una copa,

te miro la boca

de rojo rubí.

 

Y la intimidad

del anochecer

despierta mi ser

y mi corazón.

 

Hembra sensual

me acerco hasta ti

y tu piel rosada

que es flor nacarada

me inspira pasión.

 

Que me hace temblar,

sentir emoción

y el deseo de amar

tu cuerpo mujer.

 

Esta noche tú mirando al cielo

me entregas las ternuras de tu alma;

yo buscando estrellas en tus ojos

con mi cuerpo amante te aprisiono.

 

Mis manos paganas te acarician,

tu cuerpo desnudo se estremece;

tiemblas como pájaro con miedo,

cantan tus suspiros en la noche.