NAVIDAD VENTUROSA


 

   

 

    

 

La blanca Navidad ha llegado, alégrense los corazones, brindemos por la familia y que el mundo disfrute de la paz. En Hecelchakán llegaron estas fechas con algunas lloviznas, un poco de frío y hasta en cierto modo con días soleados.

            Las autoridades municipales ya han adornado la plaza principal, se prendió el árbol de la ciudad, algunos renos llenan de alegría entre los arriates y las luces de colores iluminan por cada rincón de nuestro centro histórico.

Se acostumbra celebrar el 24 de diciembre la Misa de Gallo a las 11 de la noche para que al terminar todos vayan con su familia a cenar a sus hogares. Hay una fuerte derrama económica ya que los empleados del Gobierno reciben su aguinaldo y se gasta en los comercios locales, en Campeche o en Mérida.

Los comercios de juguetes son muy visitados, el mercado también vende los productos para la preparación de la cena, en fin, que es una buena época para la sociedad en su conjunto. En las casas ya se pusieron los arbolitos de Navidad, las fachadas y las plantas de las casas están adornadas con foquitos de colores. Por estos días se olvida la amargura y se siente el calor de la alegría.

Habrá algunos adoloridos que se deprimen con estas fiestas, los recuerdos no gratos contribuyen a exaltar el dolor del corazón: ánimo,  mañana resplandecerá el sol en tu corazón.

 

  

 

LA RAMA.- Es una costumbre muy campechana, los niños salen por la noche a cantar un canto tradicional que actualmente se ha enriquecido con las canciones de Navidad propias de estos días. Los niños llevan una imagen de la Virgen de Guadalupe y una rama seca de algún arbusto adornada con algodón, escarcha y cola de gato, después de cantar piden su aguinaldo que se deposita en una lata de alcancía. Tradición que perdura.

SANTA CLAUS.- Es un personaje de los pueblos nórdicos que por su bondad y su manera de regalar juguetes a los niños quedó como una tradición, las películas de Walt Disney y la difusión de los medios de comunicación han contribuido a difundir su imagen. Los niños se alegran con el personaje y lo reconocen desde muy pequeños, esperan que les traiga un regalo esta Navidad.

LOS SANTOS REYES.- Es una tradición más antigua que la de Santa Clos, viene de la tradición hebrea que se menciona en el Nuevo Testamento cuando los tres reyes del Oriente visitan a Jesús al nacer y llevarle de regalos incienso, oro y mirra, la ofrenda de las naciones para su rey.

Los niños de Hecelchakán hacen su cartita y por la noche la colocan bajo su hamaca, acompañado de zacate, maíz y agua para el elefante, el camello y el caballo en que recorren el mundo los reyes magos. Los niños aman los juguetes, los niños deben crecer con sus juguetes y sus juegos, la niñez debe ser una etapa llena de felicidad, imaginación y creatividad para los niños. Resplandezcan los niños en todo tiempo.

EL NUEVO AÑO.- Hay que trabajar con ahínco, esforzarse, sudar, caerse y volverse a levantar, si el alma se llena de oscuridad, como un plantita que germina, así sacar nuestro espíritu a  la luz. Todos los proyectos son posibles: llénate de fortaleza interior y que el nuevo año te traiga prosperidad, tú lo vas a cristalizar que ninguna luz cae del cielo para regalarte nada, es necesario sembrar para que crezca la planta y cosechar los frutos.

Que todas las navidades sean venturosas, llenas de paz, que el alimento que disfrutamos y las bebidas sean para entender que la botella espumosa del alma necesita de la carne sabrosa y calientita para sentirnos cercanos a la divinidad y alegrarnos por nuestras familias y nuestros hijos.

A nombre del pueblo de Hecelchakán que sea feliz siempre y que el amor siempre permanezca encendido como un fuego poderoso en su espíritu y su corazón. Feliz Navidad.

 

Volver