LEYENDA DE CAMPECHE


 

 

Hoy quiero contarles una leyenda que recopilé en mi Municipio, que es rico en tradición oral, cultura ancestral, vestigios arqueológicos y ex haciendas.

             Esta leyenda aconteció en la comunidad de Cumpich, que está situado al Oriente de Hecelchakán, aproximadamente a 20 minutos de viaje. Es una comunidad ancestral con un legado cultural de origen maya dedicado al cultivo de maíz. De aquí nació la presente leyenda. Espero la disfruten. Dice así:

             Hacía conjuros y menjurjes bajo la tutela de los señores de Xibalbá, los señores de la muerte. Provocaba dolencias físicas, calenturas, males incurables y hechizaba el amor para postrarlo a quienes se lo pedían.

             La maldad era su pan de cada día. Disfrutaba al ver los estragos del mal en las personas que se entregaban con bondad a la vida. Arrojaba polvo de cementerio y otras sustancias a sus víctimas. Su mundo era profano y maldito. En una sola palabra era: bruja.

             Cuentan los vecinos de Cumpich que era el temor del pueblo. Todos sabían de ella en aquella pequeña comunidad de Hecelchakán.

             Su apariencia y sus actitudes eran empalagosas con su pretensión de amabilidad. Sonaba convincente en su plática pero interiormente le repugnaba fingir ya que el odio y la mentira eran sus sentimientos más profundos.

             Vivía en una casita tradicional de la zona maya: techo de huano, paredes de embarro rojo y piso de sascab. La soledad era su refugio, puesto que sus tres hijos ya se habían casado y vivían en hogares distantes. Dos de ellos vivían en Cumpich y el otro en Escárcega.

             Conocedora de los laberintos del inframundo donde reinaba la muerte, hacía su conjuro a los señores de Xibalbá y, –cuentan en voz baja los habitantes de Cumpich- que a medianoche, en lo más denso de la oscuridad, se iba caminando con una vela prendida hasta Escárcega para visitar a su hijo Florentino.

             También es comentario difundido que en muchas ocasiones la bruja se convertía en cochino para asustar a quienes a altas horas de la noche anduvieran por las calles o los caminos cercanos a esta comunidad.

             Doña Xmas cuenta que una vez la bruja se convirtió en cochino y salió a recorrer las sendas oscuras ya que era su diversión favorita, únicamente que esta vez fue visto por don Jacinto Xequeb que había salido de cacería, y sin temerle a la aparición con un palo lo golpeó hasta que salió huyendo con berridos infernales que rompieron la paz y el sueño de los vecinos de Cumpich.

             Doña Xmas comenta que al día siguiente andaba la bruja coja y con la espalda lastimada y al preguntarle qué le había pasado respondía que se había caído en el chiquero.

  Cuando la bruja murió –continuó relatando doña Xmas- le salieron colmillos como de murciélago y la piel le quedó negruzca como la cabeza de los zopilotes, por esa razón, sus dos hijos que vivían en Cumpich no dejaron que nadie la viera y ellos fueron los únicos que la enterraron en el cementerio.

             Esta es una leyenda que de verdad ocurrió en Cumpich cuando en ese entonces no había luz.

 

Lecturas recomendadas:

El dolor

Poesía indígena maya

Más leyendas

 

Volver

 

Página principal