VIAJE INESPERADO


 

 

 

Gloria Susana Sutten Mendoza

 

A los corazones que se dejan llevar por intuición, por ese sexto y séptimo sentido

que nos hace dejar  de pensar y que nos lleva a actuar por impulso, por felicidad.

 

Te conocí inesperadamente, nunca lo esperaría,

de hecho, pensé que me asaltarías

y no sabía que este sentimiento fluiría

con un cruce de miradas y sonrisas.

 

Tu nerviosismo, caballerosidad y respeto

me llevó de nuevo a creer en algo que había dejado en el olvido,

que esos hombres no existían,

sólo en cuentos de hadas y telenovelas románticas.

 

¡Y sí! Ahí estabas, conquistándome con tu jovial alegría.

 

La gente diría: ¡esta loca cómo se puede enamorar!

en poco tiempo, en pocos días.

disculpen, ni yo me lo creería

y si no es amor cómo explicar esta necesidad

de sentir, extrañar y ese revoloteo en mi estómago al recordar.

 

¿Estoy loca por amar en dos días?

Cuántas historias de amor no he escuchado,

cuánto tiempo han llevado

y al final terminan frustrados, devastados y separados.

 

¿Por qué no arriesgarme por algo inesperado?

Es una decisión difícil, cómo decirle a mi corazón y a mi mente

que deje de pensar en él, que deje de sentir, si me hace estar viva.

 

Ambos separados por miles de kilómetros, varias millas,

¡uy! Mucha lejanía,

la distancia, edad, soledad

factores importantes para creer que esto jamás funcionaría.

 

Pero lo más importante aún es su corazón,

estoy dispuesta a luchar en contra de los factores e ideologías,

sí, a luchar como una felina para que se haga realidad.

 

No me importa convertirme en fiera, liebre, o en lo que él quiera

sólo si él está dispuesto, yo no me acobardaría

y si él no me quisiera enterraré este sentimiento en el olvido

para que sigamos nuestros caminos.

 

Yo me doy por satisfecha

disfrutando con alegría

esos dos maravillosos días.

 

Página intermedia