FRANCISCO DE ASÍS

  

 

Francisco de Asís en una imagen de la iglesia del mismo nombre en Hecelchakán, Campeche.

  

Después de una vida disipada Francisco de Asís es llamado a la vida cristiana y hace de la pobreza el modelo de vida que lo lleva a la contemplación y revelación de las enseñanzas de Cristo. Funda la orden de los frailes menores y en la actualidad es recordado como el santo de los animales. Los franciscanos tuvieron un papel importante en la evangelización de los nativos durante la época colonial y fundaron numerosos conventos e iglesias parroquiales.

Se menciona en sus datos biográficos que en una ocasión vio a un leproso en las afueras del poblado, se acercó y lo besó impulsado por el espíritu santo. Hechos como éste reafirmaron sus principios cristianos que lo hicieron dejar la vida acomodada que le daban su padre Pedro Bernardote y su madre Pica.

Al tomar la decisión de seguir el llamado divino, Francisco abandonó todos los lujos a los que estaba acostumbrado y únicamente quedó con una túnica de lana burda atada con un cordón que solían utilizar los pastores. Fijó su residencia en la capilla de La Porciúncula que estaba ubicada a cuatro millas de Asís.

En ocasión de las tentaciones de impureza que acometían a su espíritu, mencionan sus biógrafos, que solía revolcarse desnudo en la nieve o rodar sobre los espinos de las zarzas. Pedía limosna en los pueblos vecinos y con el paso del tiempo empezó a tener discípulos, al contar con doce de ellos redactó una serie de principios sobre los que se basaba la vida que tenían que llevar como seguidores de Jesús.

Esta breve guía fue presentada a los cardenales que al principio no la querían autorizar, porque decían que presentaba una pobreza impracticable por las condiciones extremas a la que se sujetaba. Finalmente el Papa Inocencio III aprobó su regla y les dio por misión predicar la penitencia.

 

En 1212 se le une como primera mujer discípula santa Clara que llegaría a formar la orden de las Clarissas. De ella se dice que era un bálsamo femenino que llegó a alumbrar la orden de los hermanos franciscanos.

Después de visitar tierra santa y retornar a Italia, Francisco tiene el deseo de hacer una representación del nacimiento de Jesús y lo realiza en la navidad de 1223 en un lugar llamado Grecehio, en el valle de Rieti. En dicho lugar construye una especie de cueva con la representación de los personajes y animales del nacimiento de Jesucristo. Y de allí viene la costumbre de hacer los nacimientos en navidad.

Sufrió de mucho pesar antes de su muerte que aconteció el 3 de octubre de 1226 después de escuchar la lectura de la pasión de Jesús según san Juan cuando tenía 44 o 45 años, en la capilla de la Porciúncula a cuatro millas de la ciudad de Asís en Italia. En este lugar fue erigida una basílica y lo único que se conservó de la antigua capilla es la celda donde murió Francisco.

Detrás de la sacristía está el sitio donde durante una tentación se revolcó en un arbusto de brezo el cual después se convirtió en un rosal sin espinas. “Dichosos los pobres, porque de ellos es el reino de los cielos”, dijo el Mesías y Francisco de Asís asimiló estas enseñanzas para ser partícipe de la fuerza motivadora del cristianismo.

Enseguida se presenta un fragmento del "Cántico del hermano Sol" escrito por él.

"Altísimo omnipotente, buen Señor, tuyas son las alabanzas, la gloria y el honor y toda bendición. A ti solo, Altísimo, corresponden, y ningún hombre es digno de ti de hacer mención".

“Loado seas mi Señor, con todas tus criaturas, especialmente el señor hermano sol, el cual es día, y por el cual nos alumbras. Y él es bello y radiante con gran esplendor, de ti, Altísimo, lleva significación. Loado seas mi Señor, por la hermana luna y las estrellas, en el cielo las has formado luminosas y preciosas y bellas…”.

En testimonio y honor a este personaje la ciudad Patrimonio Cultural de la Humanidad se llama San Francisco de Campeche. La iglesia parroquial de Hecelchakán se llama San Francisco de Asís y uno de los barrios también lleva su nombre. Otra ciudad importante se llama San Francisco California.

 

Volver