PRESENTACIÓN


 

            “Nos sentamos ante los blancos manteles. Las fuentes nos mandan el perfume de las costillas de venado, el de la barbacoa de lechón, del pavo con tomate y de esa maravilla purpurina, que es el pollo pibil, obra maestra de la sazón que, como el verdadero amor, parece abrazarlo a uno”. Aldo Baroni

 

            Así se disfruta el anhelo por la comida, con los ojos y con el deseo de la boca por sentir el sabor de los manjares. Así está acostumbrado el paladar de Hecelchakán a sentir la exquisitez de los banquetes; así comemos cotidianamente disfrutando los sabores de las carnes, las verduras, los caldos y los salpicones sazonados con las especias.

            El libro “Comida tradicional de Hecelchakán”, es un compendio de recetas de lo que a diario comemos en esta tierra de grandeza legendaria. 50 recetas rinden tributo de nuestros gustos y de la esencia, el aroma y el sabor de nuestras comidas más tradicionales.

            El frijol Xpelón, los ibes, las calabazas, el chile habanero y la cebolla, entre algunos elementos, dan cuenta de la riqueza gastronómica que tenemos en el Municipio de Hecelchakán.

            Queremos compartir con usted nuestra comida, porque es la ofrenda que a diario nos sirven en la mesa nuestra madre, nuestra esposa o nuestras hijas atentas y amorosas como el espíritu de esta tierra.

            Nos alegramos mucho de poder plasmar en este libro todas las recetas que la conforman, porque constituyen un valor cultural que hemos querido perpetuar para que siempre permanezcan como una riqueza de la inteligencia y del buen gusto de los habitantes de la Sabana del Descanso.

            Ponemos en sus manos este libro: “Comida tradicional de Hecelchakán”, para que usted disfrute su lectura, y para que siga preparando en su hogar con más conciencia y alegría estas comidas de siempre que a diario disfrutamos con el gozo de sentirnos satisfechos.

            Deleite su paladar y disfrute su lectura, lo hemos escrito para usted con mucha dedicación del espíritu. En sus manos queda.

 

PRÓLOGO

 

            “Y así encontraron la comida y ésta fue la que entró en la carne del hombre creado, del hombre formado; ésta fue su sangre, de ésta se hizo la sangre del hombre. Así entró el maíz (en la formación del hombre) por obra de los Progenitores…Y moliendo entonces las mazorcas amarillas y las mazorcas blancas, hizo Xmucané nueve bebidas, y de este alimento provinieron la fuerza y la gordura y con él crearon los músculos y el vigor del hombre…De maíz amarillo y de maíz blanco se hizo su carne; de masa de maíz se hicieron los brazos y las piernas del hombre. Únicamente masa de maíz entró en la carne de nuestros padres, los cuatro hombres que fueron creados”.  Popol Vuh

 

            De origen divino es el maíz en la cosmogonía de los mayas, el maíz dorado como el sol, ámbar como las mariposas y los pájaros que son el pensamiento y la alegría del pueblo creado por los dioses: nosotros.

            Fundamental es el maíz en la cosmovisión sagrada y, se refleja en la vida cotidiana, en la comida, la tortilla y el pozole, porque de grandeza espiritual es la creación del hombre y de una inmensa sencillez la ofrenda de la comida con que nos deleitamos todos los días de nuestra vida.

            En la comida puede faltar la carne, las verduras, la sal o cualquier condimento, pero lo más indispensable para la subsistencia del hombre de esta región no puede faltar: el maíz.

            Y a partir de este grano se ha enriquecido la comida tradicional de Hecelchakán con elementos propios y otros provenientes del área de Egipto, Asia, China y la India.

            El Xpelón, el tomate, la calabaza, el chile, el apazote originarios de estas tierras se complementan con la cebolla, el ajo, la naranja agria del Asia Menor y las especias o condimentos que nos llegaron desde la India. Este conjunto constituye la comida tradicional de Hecelchakán.

            Quiero poner énfasis al mencionar que mi mamá es la autora de todas las recetas de las comidas y los dulces que conforman este libro. Con toda una vida dedicada a la atención del hogar refleja en cada receta su experiencia y conocimientos, la sencillez y claridad de su redacción, y la fácil comprensión de su palabra.

            Este es su libro que ofrece a Hecelchakán con el alma de servicial afecto para que en cada familia se siga conservando la preparación de la comida tradicional que cada uno de nosotros disfrutamos día a día.

            En lo personal me ocupé de la investigación de los breves apuntes históricos de las especias, los granos, frutos, tubérculos y hierbas aromáticas; así como del cuidado de la redacción y la estructura del libro,

            Esperamos que esta obra, “Comida tradicional de Hecelchakán”, quede en cada hogar como un testimonio del amor con que todas las madres y las mujeres dedicadas al hogar preparan a diario la comida para nuestro deleite y el sagrado momento de estar juntos compartiendo nuestra mesa.

 

Volver

 

Página principal