LOS APELLIDOS


 

 

Los apellidos son la herencia ancestral de nuestro origen que nos dan testimonio de una raza, una región y las raíces de donde provenimos; manifiestan la riqueza etimológica y el árbol genealógico que nos dan identidad y orgullo familiar y de pueblo.

 

             Hecelchakán es zona maya y el 80 por ciento de sus habitantes son descendientes de esta cultura de la serpiente, el jaguar y el lucero de la mañana. Tierra de cultura animista, en la que cada cosa tiene cualidades humanas que nos distinguen como pueblo.

 

             El restante 20 por ciento de los apellidos son de procedencia española y constituyen una minoría,  Estos apellidos son en breve número de mestizos descendientes de españoles que habitaron esta tierra y que por mucho tiempo han convivido con los pobladores de apellidos nativos.

 

             Todos los demás de este porcentaje se fueron incorporando a Hecelchakán al provenir de otros municipios o Estados, sea por vía matrimonial, emigración o por cuestiones de trabajo.

 

             Esto ha dado como resultado un mestizaje que está en proceso de evolución constante y tiende hacia una indigenización de los apellidos y de las uniones familiares.

 

             Nuestro municipio es crisol del mestizaje de descendientes indios en su mayoría y herencia escasa de sangre colonizadora. Tendemos hacia la indigenización de las familias y de nuestra cultura.

 

             En Hecelchakán, tenemos el privilegio de pertenecer a una cultura grandiosa que procede del espíritu.

 

             Los apellidos mayas están bien definidos, cada uno de ellos tiene una simbología de la cual trataré más adelante. Estos apellidos constituyen un ciclo y no fueron creados porque sí, sino con un sentido universal y un orden cósmico que nos recuerda el movimiento cíclico de los dioses ancestrales.

 

Enseguida se mencionan los términos genealógicos más usuales en el Municipio de Hecelchakán. Se trató de hacer la relación más completa posible. Aunque no es un estudio acucioso, sí es un apunte sociológico confiable.

 

             Ac, Aké, Ayil, Ayuso; Baas, Bacab, Balam, Beh; Caamal, Cab, Cahum, Cauich, Calán, Can, Canché, Cano, Canul, Catzín, Ceh, Cen, Cetz, (Se pronuncian kej, ken y ketz, respectivamente) Ciau, Cob Cocom, Cohuó, Collí, Cutz.

 

             También, Chablé, Chac, Chalé, Chan, Chay, Ché, Chi, Chin; Dzib, Dzul; Ek, Euán; Ic, Itzá; Haas, Homá; Kantún, Keb, Koh, Koyoc, Ku; Maas, May, Miss, Moo, Mukul, Mut; Nah, Naal, Noh; Pantí, Pat, Pech, Pool, Poot, Puc, Puch.

 

 Además están: Simá, Sulub; Tamay, Tax, Tun, Tut, Tuz, Tzab, Tzec; Uc, Ucán, Uhu, Uicab, Uitz; Xequeb, Xiu, Xool, Xolón; Yah, Yam, Yeh.

 

             La relación de los apellidos castellanos es numerosa, aunque en cuanto a población constituyen una minoría. Se transcribe el 95 por ciento de estos apellidos de nuestro Municipio:

 

             Aguayo, Aguileta, Aguirre, Alcántara, Alcocer, Aldana, Almeida, Angulo, Arellano, Argáez, Alonzo, Arcos, Argáez, Ávila, Avilés, Ayala, Ayuso; Báez, Barabato, Barbosa, Balmes, Baños, Barrancos, Barceló, Barrancos, Barrera, Beltrán, Benítez, Bermon, Berzunza, Briceño, Brito, Bojorquez, Borges, Buenfil; Cabrera, Cambranis, Calderón, Cáliz, Camacho, Cano, Cardoso, Castillo, Carrillo, Castro, Centurión, Cervera, Cizaña, Cobos, Contreras, Córdova, Corona, Cortez, Cruz, Cuevas;

 

             Otros son: Chaidez; Damián, Del Río, Del Rivero, Díaz, Domínguez; Escalante, Escamilla, Espadas, España, Estrella; Fraz, Fernández, Ferrer, Flores, Franco, Gallegos, García, Garrido, Gijón, Gómez, Góngora, González, Guardia, Guillermo, Gutiérrez, Guzmán, Hau, Heredia, Hernández, Herrera; Jiménez Juárez, Jurado; Lara, Lavadores, Lechuga, Lemus, Lira, Lizarraga, Lorenzo, López, Lugo, Luna;

 

             Continúan, Madariaga, Marroquín, Martín, Martínez, Mauro, Medina, Mejía, Melken, Melquíades, Mena, Méndez, Mendoza, Mezeta, Mijangos, Milán Millán, Moguer, Molina, Montero, Montiel, Montuy, Morales, Moreno; Navarrete, Novelo; Núñez; Ojeda, Ordóñez, Orozco, Ortega, Ortegón, Ortiz; Pacheco, Palma, Pavón Pereira, Pérez, Pinzón, Polanco, Pool, Puga;

 

             Concluyo con los siguientes: Quijano; Ramírez, Rea, Reyes, Rico, Ríos, Rivera, Rivero, Robaldino, Rodríguez, Rojas, Rosado, Rufino, Ruiz, Ruvalcaba; Salazar, Salvador, Sánchez, Sandoval, Sansores, Santamaría, Segovia, Sleme, Solís, Sonda; Sutten, Tafoya, Tinajero, Tejeda, Torres, Trejo, Trinidad, Turriza, Ulloa; Uribe; Valera, Valle, Vargas, Vázquez, Vela, Velásquez, Vera, Vidal Villalobos, Villanueva; Yabur; Zacarías, Zetina, Zozaya, Zunza.

 

             Los apellidos distinguen y nos otorgan la verdad de nuestro origen; ricos y pobres tenemos una herencia  cultural que se eslabona a nuestras raíces, de las cuales debemos sentir orgullo. Hecelchakán se apellida Hunab Ku (un solo dios), porque procede de un origen indio con destino a la reivindicación de su cultura maya.

 

Lecturas recomendadas:

El murciélago

Pech, la garrapata

 

Volver

 

Página principal