TE PROCLAMO


 

 

 

Mi pájaro quetzal de verde jade,

mi rústico jaguar de furia noble;

es tuyo el corazón que más te agrade,

es tuyo, Hecelchakán, mi amor de roble.

 

Palacio de los dioses que dan tanto,

emblema de serpiente entre tus manos;

con versos de mi espíritu te canto

blandiendo el poderío de veranos.

 

Yo siento en el altar de mis poemas

la dicha universal de tu belleza

serena como otoño de mil gemas.

 

Y entonces te proclamo amor sagrado

surgiendo del dolor de la pureza

con truenos y relámpagos de agrado.

 

 

Página intermedia